Hipersomnia

Hipersomnia

Hipersomnia, hay varios trastornos del sueño de origen neurológico que causan una somnolencia diurna grave. Son bastante raras, pero extremadamente incapacitantes para quienes las padecen.

Narcolepsia – Hipersomnia

Se trata de una enfermedad relativamente rara (~3 de cada 10.000 personas) que suele darse en adolescentes o adultos jóvenes, y que se manifiesta por una intensa somnolencia diurna.

Los afectados tienen una fuerte necesidad de dormir varias veces durante el día, y las siestas cortas ya les permiten recuperar un buen nivel de alerta durante unas horas. El segundo síntoma típico de la narcolepsia es la «cataplexia».

Se trata de una pérdida repentina de fuerza en respuesta a una emoción a menudo positiva (risa, sorpresa, cosquillas, etc.) y puede afectar a las piernas, los brazos, los músculos faciales o incluso a todo el cuerpo.

Esta debilidad transitoria suele durar de unos segundos a un minuto y no está asociada al sueño. Los síntomas adicionales pueden incluir alucinaciones al quedarse dormido (lo que se denomina «hipnagógico»), sensaciones aterradoras de parálisis al despertarse o movimientos automáticos durante el día.

Tratamiento de la Narcolepsia

Hasta la fecha, no existe ningún tratamiento que pueda «curar» la narcolepsia. El tratamiento se basa en el tratamiento de los distintos síntomas de la enfermedad.

Se trata de tratamientos esencialmente «despiertos» que mejoran la vigilancia diurna y evitan los ataques de sueño durante el día (como el modafinilo o el metilfenidato).

Además, puede haber tratamientos para la cataplexia (como ciertos antidepresivos o el gamma-hidroxibutirato), las alucinaciones relacionadas con el sueño, la parálisis del sueño o la fragmentación del sueño nocturno (con fármacos que favorecen la continuidad del sueño).

Hipersomnia idiopática

La Hipersomnia idiopática, se trata de una enfermedad rara, cuyo origen es desconocido y cuya frecuencia aún no está bien definida. Los afectados tienen un sueño nocturno muy profundo (pocos despertares nocturnos) y de muy larga duración, con un despertar matutino a menudo extremadamente laborioso.

A pesar de un sueño nocturno continuo y muy prolongado, los enfermos de hipersomnia idiopática se quejan de una importante somnolencia diurna. A menudo sienten la necesidad de hacer siestas, que son largas y de las que cuesta despertarse. La necesidad de dormir, por definición, supera las 10 horas diarias en ausencia de privación de sueño previa u otros trastornos del sueño.

Existe otra forma de hipersomnia idiopática en la que el sueño nocturno no es prolongado, pero que se asocia a una necesidad imperiosa de realizar largas siestas durante el día.

Tratamiento Hipersomnia idiopática

Para tratar la Hipersomnia idiopática, al igual que en el caso de la narcolepsia, utilizamos fármacos como el modafinilo y el metilfenidato, que tienen una acción excitante. En algunos casos, también se puede utilizar la melatonina por la noche o la luminoterapia (exposición a la luz de una intensidad y un espectro específicos) por la mañana, para combatir la «somnolencia al despertar» (el laborioso despertar matutino).

Vídeo sobre Hipersomnia

Vídeo sobre Hipersomnia, del canal:

SanitasTV