LOS MIL USOS DEL ACEITE DE ÁRBOL DE TÉ

Un aceite muy peculiar


El aceite del árbol del té, se obtiene de la destilación de las hojas del árbol Melaleuca Alternifolia. Este árbol, llamado «Manuka» o «Árbol del té» no tiene vínculo botánico alguno con las plantas que realmente producen el té que tomamos en infusión (Camellia sinensis).


La manuka crece solo en Australia y Nueva Zelanda (y según su origen tiene usos distintos: fabricación de aceite esencial, miel de manuka o infusión) pero se descubrió en Australia, cuando los conquistadores británicos desembarcaron y comenzaron a tomar la infusión de sus hojas para sustituir al típico té inglés (de ahí su nombre).


Descubrieron también que los aborígenes de este país lo usaban por sus numerosas propiedades curativas y desinfectantes desde hace cientos de años.


El aceite de árbol de té es un líquido transparente, ligeramente amarillo-verdoso con un fuerte aroma característico que recuerda al mentol y al eucalipto. Está clasificado dentro de los llamados «aceites esenciales», es decir, que su concentración es muy elevada y es necesario usarlo en gotas, generalmente diluido. Si se utiliza en estado puro, siempre será con mesura, en pequeñas cantidades.


Siempre aconsejado para el uso externo. De forma tópica, nunca sobre herida abiertas. También apto para enjuagues, vahos y baños de asiento.


Su principal atractivo reside en sus probadas propiedades antisépticas (actúa como bactericida, antifúngico y antiviral) y su multitud de usos populares, como antiinflamatorio,cicatrizante, balsámico, expectorante, desodorante, etc. Estas propiedades están avaladas por el departamento de sanidad australiano.


Beneficios probados del aceite de árbol de té


Como ya hemos comentado, las propiedades antisépticas de este aceite abarcan los tres organismos infecciosos existentes: Hongos, bacterias y virus. Incluso ha demostrado ser eficaz en infecciones resistentes a algunos antibióticos.


Por lo tanto, el aceite de árbol de té actúa como remedio natural para cientos de enfermedades de la piel causadas por bacterias, hongos e incluso insectos. También contra casos más complejos como virus (herpes, verrugas, varicela, sarampión, etc).


Aporta otra propiedad interesante a la piel ya que actúa como seborregulador natural, por lo que afecciones cutáneas relacionadas con el exceso de sebo mejoran con el uso (como algunos tipos de acné, eccemas o problemas asociados al cuero cabelludo graso como dermatitis seborreica o problemas de caspa).


A nivel respiratorio, existen estudios que demuestran su efectividad para paliar síntomas de afecciones como el asma o la bronquitis, aliviando también dolor o molestia de garganta, tos o secreción nasal.


Los usos del aceite del árbol del té



  • Tratamiento del acnéEste aceite es muy eficaz contra la bacteria que causa el acné, pero es necesario saber utilizarlo correctamente. Hay varias formas de usarlo:


    • – Directamente sobre la piel: en granitos inflamados, poniendo una gota sobre un bastoncillo y dejándolo actuar toda la noche. La inflamación disminuye y desinfecta la piel.

    • – A diario, sobre toda la cara: en pieles con tendencia grasa o acneica, usaremos el aceite de árbol de té a modo de tónico. Pondremos en un disco de algodón previamente humedecido con agua floral o tónico, 2 o 3 gotas de aceite de árbol de té. Aplicaremos a toquecitos sobre la piel tras nuestra limpieza facial nocturna (evitando el contorno de los ojos). Después aplicaremos nuetsra crema de noche. Con este paso, controlamos el exceso de sebo y disminuimos la proliferación bacteriana causante del acné.

    • – Semanalmente, como mascarilla: Podemos aplicar 6-8 gotas de aceite de árbol de té en nuestra mascarilla semanal para controlar el acné. Muy recomendado en mascarillas de arcilla verde, o de aloe vera. Con esto obtendremos una acción potente de limpieza y desinfección de la piel para evitar la inflación y obstrucción del poro.

  • Seborregulador:

  • en pieles con problemas de exceso de grasa, utilizar el aceite de árbol de té como tónico nocturno diluido (ver explicación en el punto anterior) o bien mezclado con nuestra crema de noche (2 gotas por aplicación). Su poder seborregulador también es efectivo a nivel capilar, en cuero cabelludo con problemas de exceso de grasa (tipo dermatitis seborreica), en este caso, podemos mezclar 4 gotas con nuestra dosis de champú a la hora de lavar el cabello y masajear un minuto el producto. También podemos aplicarlo con una mascarilla específica para tal fin una vez a la semana.

  • La caspa y los piojosEl aceite de árbol del té purifica y desinfecta el cuero cabelludo, por eso es un excelente repelente de piojos y ayuda la combatir y eliminar la caspa. Sólo tienes que usar como champú habitual un champú natural con una concentración alta de árbol del té, o mezclar 3-4 gotas con tu dosis de champú lo más neutro posible.

  • Picaduras de insectos: directamente una gota sobre la picadura, dismunuye la inchazón y el prúrito. Además, el aceite de árbol de té es un excelente repelente, por lo que podemos aplicarlo en puntos estratégicos en la habitación, la ropa de cama o mexclarlo con nuetsra crema corporal para evitar que los insectos se acerquen.

  • Herpes: muy útil en el tratamiento y prevención de herpes. Aplicado directamente en caso de herpes en la cara (labio, nariz) o como enjuegue en caso de encontrarse dentro de la cavidad bucal. En casos de herpes genital, aplicarlo diluido dos veces al día (y como prevención, usar jabón con arbol de té en nuestra higiene diaria).

  • Hongos en las uñasEl aceite del árbol del té ayuda a tratar las infecciones de las uñas. Basta con aplicar 1 a 2 gotas del aceite directamente sobre las uñas infectadas y frotarlas con un bastoncillo por encima y por debajo de la punta de la uña, una vez al día.

  • Las verrugasUna gota sobre la verruga, mañana y noche, dismuye su tamaño y evita su proliferación. Dependiendo del tamaño de la verruga, con este tratamiento, acaba debilitándose y desapareciendo.

  • Dolor de garganta y congestiónHacer vahos para inhalar este aceite diluido en agua caliente alivia la congestión, dolor de garganta, infecciones respiratorias, y fluidifica la mucosidad. Solo tienes que llenar una olla o palangana con agua hirvierdo y añadir 4 o 5 gotas de aceite de árbol del té. Inhalar los vapores con la cabeza cubierta por una toalla durante 5 minutos una vez al día.

  • El mal aliento, encías inflamadas y placa bacterianaRealizar enjuagues bucales con unas gotas de aceite de árbol de té, actúa como un remedio natural para el mal aliento, la candidiasis oral, gingivitis, la placa bacteriana, y las encías inflamadas. Reduce la irritación de la boca que es causada a menudo por tratamientos dentales agresivos (como blanqueamientos, extracciones, etc). Para realizar el enjuague, añadir 4 gotas de aceite de árbol del té en un vaso de agua (mejor templada) y usarlo como un colutorio habitual, cada vez que nos lavemos los dientes. Otra manera de usarlo, es añadiendo 2 gotas en el cepillo de dientes después añadir la pasta para realizar un lavado al día con esta mezcla. Nunca hay que tragar este aceite.

  • Aftas y laringitisDiluido en agua, el aceite de árbol del té es un tratamiento eficaz para las úlceras bucales, dolor de muelas y laringitis. Añade 3-4 gotas de aceite de árbol de té de una taza de agua tibia y haz gárgaras dos veces al día con este enjuague (no ingerirlo).

  • Infecciones vaginalesAñade una gota de aceite de árbol de té en tu jabón íntimo para evitar las infecciones. En caso de cistitis u hongos puedes poner unas gotas en tu ropa interior o compresa.

  • Mascotas:

  • en animales, añadir una o dos gotas en la piel, una vez a la semana, para evitar parásitos. También se puede mezclar unas gotas con su jabón de baño.

  • En el hogarEste aceite es muy recomendable para la limpieza: de ropa personal y ropa de cama, para higienizar y aromatizar la casa (suelos, superficies, etc). Solo añadiendo unas gotas cubo de fregar, a la lavadora, o al paño, disfrutaremos de su aroma y su efecto seguro libre de químicos.

Efectos secundarios o adversos


No hay efectos adversos conocidos ni documentados en los múltiples estudios realizados. No es irritante si se usa debidamente, ni tóxico, si tenemos la precaución de no ingerirlo.


Pero debemos probarlo en pequeñas zonas y ver la reacción de la dermis en casos de piel extremadamente sensible o atópica o en pieles delicadas como la de los bebés. En estos casos siempre es mejor la aplicación diluida, en un aceite base (como el de almendras, girasol, coco, etc). Y por supuesto, como cualquier otro aceite esencial, no puede entrar en contacto con los ojos. Si sucediera, aclarar inmediatamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *