Mascarilla purificante de arcilla y carbón activo

Si te notas la piel apagada, los poros dilatados, el tono desigual y algunas líneas de expresión que antes no estaban… probablente necesites una limpieza profunda. No solo de la capa superficial, sino un tratamiento que absorba toxinas y sebo, que retire las células muertas y que a la vez nos trate las piel para mantenerla radiante.


Este tratamiento se trata de un preparado que aplicaremos a modo de mascarilla, a continuación, desglosamos las propiedades de los ingredientes brevemente.


Arcilla verde: absorbe sebo y toxinas, seca granitos (incluso los internos) y extrae la suciedad de los poros. Efecto micropeeling al retirarlo con un masaje. Cicatrizante. Remineraliza la piel aportándole elasticidad.


COMPRAR ARCILLA VERDE


Aceite esencial de árbol de té: Antibacteriano, mantiene alejada la bacteria causante del acné. Previene y combate hongos y virus como el herpes. Antiinflamatorio, cicatrizante. Reduce la rojez en granitos y en poros infectados. Desinfecta la piel, la mantiene fresca.


COMPRAR ACEITE DE ÁRBOL DEL TÉ


Aceite de oblepikha: Es el aceite de una variedad de espino amarillo autóctono ruso. Potente dosis de vitamina C y omegas. Su efecto será regenerador, cicatrizante. Difumina manchas y marcas de acné. Mejora el tono, aportando luminosidad. Estimula la producción de colágeno, por lo que también tiene efecto anti-arrugas. Se puede sustituir por aceite esencial de limón, aunque el de oblepikha es más concentrado en nutrientes.


COMPRAR ACEITE DE OBLEPIKHA


Carbón vegetal: El ingrediente más detoxificante. Gran poder de absorción de toxinas, limpia y purifica la piel. Es astringente, promueve la renovación celular y desincrusta la suciedad de las capas más profundas de la piel.


Agua mineral o infusión: el agua es un vehículo para dar textura a la mascarilla. Siempre debemos usar agua mineral, que resulta más adecuada con cualquier tratamiento por su dosis equilibrada de minerales. También podemos usar infusión, para enriquecer aún más la mascarilla: de romero o menta para piel grasa o mixta, de manzanilla o caléndula para piel sensible, etc.


INGREDIENTES


– 2 cucharadas soperas de arcilla verde.


– 5 gotas de aceite esencial de árbol del té.


– 4 gotitas de aceite de oblepikha o aceite esencial de limón.


– 2 cápsulas de carbón vegetal.


– 5 cucharadas soperas de agua mineral o infusión.


PREPARACIÓN


1) Mira detenidamente tu piel. El tono, la textura, el tamaño de poros. Tu piel lucirá distinta tras aplicar esta mascarilla.


2) La base de esta mascarilla es el carbón y la arcilla verde, por lo que comenzaremos con estos ingredientes. Ponemos las 2 cucharadas soperas de arcilla verde en un bol y abrimos las cápsulas de carbón activo esparciendo el contenido sobre la arcilla. Mezclamos ligeramente.


3) Añadimos el agua o infusión a temperatura ambiente poco a poco, y sin dejar de remover para evitar grumos. Conseguiremos una consistencia cremosa y uniforme de un verde oscuro, casi negro.


4) Vertemos los aceites esenciales: primero el de árbol de té, lo integramos, y después el de obleppikha. Removemos hasta que se haya homogeneizado la mezcla y observaremos que la textura es más brillante por los aceites.


5) Dejamos reposar un par de minutos para que los ingredientes de la mezcla se activen.


6) Aplicamos una capa fina pero que lo suficientemente gruesa para que no transparente la piel. Recomendamos su aplicación con pincel tipo lengua de gato o espátula de mascarillas, sino, podemos aplicarla cuidadosamente con las yemas de los dedos. Esperamos 10-15 minutos, dependiendo del grosor, podemos esperar hasta 20 minutos.


7) Retiramos con agua de tibia a caliente para abrir los poros y desincrustar bien la suciedad que la mascarilla haya absorbido. Retiramos con las manos, haciendo un ligero masaje con movimientos circulares ascentes: con este paso, a la vez que retiramos la mascarilla, activamos la circulación de la piel (promoviendo su regeneración) y hacemos un suave peeling que retirará las células muertas que se encuentren en la superficie cutánea.


8) Observa de nuevo tu piel de cerca. Verás cómo se ha reducido el tamaño de los poros, cómo se han difuminado las líneas de expresión. El tono está más uniforme y luminoso con solo una aplicación.


CONSEJOS Y RECOMENDACIONES:


ARCILLA: Para que la arcilla conserve todas sus propiedades, no podemos dejar que entre en contacto ni con metal ni con plástico. Por lo que recomendamos, dosificarla con una cuchara de madera y hacer la mezcla en un bol de cristal o cerámica.


TIPO DE PIEL: Recomendamos su aplicación en todo tipo de pieles, ya que limpia y elimina toxinas en profundidad; pero dependiendo del tipo de piel, repetiremos su aplicación con mayor o menor frecuencia. Una piel grasa, lo puede aplicar una vez a la semana. Piel mixta, cada 10-12 días, una piel normal cada 14-20 días y una piel seca 1 vez al mes.


TRATAMIENTO POST-MASCARILLA: con todas las mascarillas purificantes, debemos tener presente que nuestra piel queda tan limpia que debemos hidratarla de inmediato para aliviarla. Recomendamos en estos casos aplicar tratamientos nutritivos en pieles maduras o secas (como unas gotas de aceite de rosa mosqueta o argán puro), y en piel normal, mixta o grasa funciona muy bien el aceite de jojoba.


COMPRAR ACEITES NATURALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *