Pamela Palenciano: «mi historia es la historia de todas»

Entrevista a Pamela Palenciano, monologuista, comunicadora y activista feminista española reconocida internacionalmente por su monólogo «No solo duelen los golpes».

¿Quién es Pamela Palenciano?

-Yo soy Pamela Palenciano Jódar, una mujer blanca, CIS, heterosexual, capacitista, de clase media, autónoma… digo todos mis privilegios porque es lo que trato de deconstruir cada día.

Cuéntanos tu situación acerca de las denuncias que has recibido.

-He recibido dos denuncias. Hace dos años que se archivó la primera por apología al maltrato y la segunda, ahora, que no se sabe si se va a admitir a trámite o se va a archivar, donde me denuncia la Asociación de Españoles contra la Corrupción, que es un tentáculo de VOX, por incitación al odio hacia los hombres y por maltrato a menores. A los chicos porque los maltrato y les hago sentir que son malos ,y a las chicas porque las confundo de que los hombres son malos.

¿Cómo eres capaz de hacer humor e ironía de algo tan doloroso?

-Porque no encontré otra manera sino hubiera sido a través del humor y la ironía. Porque me cansé de que la gente se riera de mí, de mi historia. El humor nos hace pensar. El tipo de humor que yo hago es para que tú puedas reflexionar, no es un chiste banal, no es un chiste fácil.

¿Te costó mucho asimilar que fuiste una mujer maltratada?

-Sí. Cuando llegué a terapia la primera vez, yo decía: no, yo no he sido maltratada. Porque para mí el maltrato tenía que ver con mujeres mayores, amas de casa, con un maltratador borracho, obrero… Tenía en mi cabeza que el maltrato eran golpes todo el tiempo y como yo vivía en peleas constantes con mi ex maltratador pensé que eso eran peleas, peleas subidas de tono pero que no era maltrato.

¿Consideras que es valiente contar tu historia?

-Considero que es valiente contar mi historia pero es de justicia porque mi historia es la historia de todas. Cambian los personajes, los escenarios pero es la vivencia de lo que es el amor.

¿Qué consejo le darías a la Pamela de 12 años?

-Como le doy a mi hija de 13. Cuando te enamoras te enseñan a amar muy mal y tienes que tener cuidado de cómo aprendes qué es el amor, pero también aconsejaría al Antonio de 12. Le diría que si siente que llamar a su chica 20 veces al móvil le pone nervioso, si le molesta cómo va vestida, si le molesta cómo se ríe con sus amigos, tiene un problema y tiene que hacérselo mirar.

¿A que edad tomaste conciencia de la necesidad del movimiento feminista y la lucha de las mujeres?

-Yo llegué al feminismo después de haber pasado la violencia. Después de mi primera exposición de fotos, llegué a una plataforma que defendía a las mujeres maltratadas en Málaga, la plataforma Violencia 0 y después llegué a Madrid, al feminismo a través del área de la mujer de Radio Vallecas y la red Nosotras en el Mundo. Cuando descubrí los feminismos me di cuenta de que es mucho más fuerte que una terapia. En la terapia ya había sanado cosas, había colocado cosas de mi edad, de lo que me pasó con mi ex, y de repente el feminismo me da palabras, palabras concretas a lo que yo he vivido y eso me sirve como sanación, como salvavidas, como entendimiento y como lucha militante.

¿Por qué es necesaria la lucha feminista?

-Sin el feminismo no podríamos entender el mundo porque hay más de la mitad del mundo que está «jodida» y los feminismos luchan para que esa mitad del mundo esté en equidad con la otra mitad. Y no hablo solo de hombres y mujeres, no estoy hablando solo de ese binarismo, estoy hablando de desigualdades por los que los feminismos también luchan.

Dijiste en tu monólogo que el capitalismo y el patriarcado van de la mano ¿por qué el capitalismo favorece a los hombres?

-El patriarcado y el capitalismo están casados en matrimonio oficial por la Iglesia, entonces tienen mucho poder a nivel político, a nivel económico, a nivel simbólico… Pero el patriarcado también tiene amantes, no es que el patriarcado no tenga al comunismo o al anarquismo para imponer la desigualdad frente a las mujeres. Aunque yo políticamente me considere anarquista, hay muchas cosas del anarquismo que son muy machistas y no se han movido mucho, pero el capitalismo es salvaje, no solo beneficia a los hombres sino que beneficia a una raza o a otra, a una clase social o a otra… el capitalismo hace que la desigualdad sea mucho más bestia.

El maltrato, según tus palabras, es un círculo ¿cómo empieza ese círculo? ¿cómo empieza el maltrato?

-Es un círculo que se transforma en telaraña. El ciclo de las tres fases que se estudia teóricamente es luna de miel, tensión y explosión. Cuando yo lo estudié se me quedaba corto, porque si el círculo siempre hubiera sido perfecto, lo habría visto venir antes. La violencia siempre se mezcla con otro montón de cosas que te confunden y cuando a la víctima se la confunde, se le puede hacer lo que sea. Entonces ese círculo, que yo lo llamo más bien telaraña, no te deja escapar por muchos factores que te hacen sentir confundida.

¿Qué papel deben jugar los familiares y amigos de las mujeres maltratadas?

-Si no te importa voy a empezar dando el consejo a los familiares y amigos de los maltratadores y después al de las maltratadas. Yo si en mi entorno tengo un maltratador, de cualquier tipo, yo como amiga o familia le preguntaría si es feliz a costa de que otra persona esté “jodida”, que se haga preguntas en voz alta.

En el caso contrario, a familiares o amigos de la víctima, les diría que tiene que armarse de mucha paciencia porque no hay una palabra exacta o un libro exacto o una película o momento exactos, cada persona tiene su singularidad para enfrentarlo. Si nos aislamos de ella, nos alejamos o nos enfadamos, el maltratador gana la batalla. Hay que encontrarse cerca, preguntarle cómo se siente, decirle que le echas de menos… para que ella piense también que está dejando de lado a gente que le importa mucho.

¿Qué opinas de las mujeres de VOX que se van a manifestar el 10M en contra del movimiento feminista?

-Las mujeres de VOX están aliadas con ellos desde una mirada como la que tiene el partido VOX, una mirada errónea porque es una mirada fascista. Y el fascismo no es una opinión, no es que pensemos distinto, es una supremacía que para funcionar requiere que haya más de una parte de la sociedad sometida. Creen que las feministas queremos estar por encima de alguien, y ellas que quieren hacer una manifestación pacífica, lo que van a hacer, en realidad, es seguir fomentando el machismo.

Cómo Andaluza, ¿qué opinas sobre los 12 escaños obtenidos por VOX? ¿Cuál crees que es la razón del ascenso de grupos como VOX en el panorama político?

-A mi me dolió mucho cuando ganó VOX en Andalucía ya que mucha gente nos trataba, como siempre está la andalufobia, de “catetos”, de “incultos”, de “cazurros”… pero no olvidemos que el pueblo andaluz es un pueblo muy luchador desde siempre porque ha sido un pueblo obrero y campesino. Estos discursos populistas engañan precisamente a la gente más luchadora. Además, en Andalucía había muchas ganas de sacar algo eterno como es el socialismo durante tantos años, la gente pensaba: “ya llevamos muchos años, tenemos que cambiar esto para que haya democracia real” y de cambiar, hemos cambiado al otro extremo. Es una vergüenza por completo, no quiero alarmar, pero ese reflejo de Andalucía es lo que va a pasar en el resto del estado español si estas elecciones no cambian.

Pablo Casado, líder del PP propone volver a la ley del aborto del 85, Albert Rivera bloquea en Twitter al movimiento feminista de Madrid y Santiago Abascal amenaza a los colectivos feministas que opusieron resistencia en Andalucía a la toma de posesión de Juanma Moreno. ¿Votar al PP, a Ciudadanos o a VOX es compatible con ser feminista?

-No, es imposible. Imposible bajo mi punto de vista. Hay muchas mujeres de derechas que se identifican con el colectivo feminista porque quieren una igualdad pero lo quieren hacer de forma muy cómoda, sin cuestionar a los hombres y cuestionando a las feministas más de izquierdas, anarquistas, socialistas, comunistas… Yo creo que ser de derechas hoy es una aberración muy grande.

«Hay algunos hombres que se portan mal con las mujeres» palabras de Pablo Casado, ¿qué opinas?

-¡Es un artista el Pablo Casado!, el Casado, el Rivera o el Abascal son unos artistas… son unos machirulos, se están viendo “acojonaos” de ver cómo sus privilegios se están atacando, nos tratan de locas. No son algunos hombres, sino la mayoría de los hombres, porque si dejamos el problema de que son colectivos, no reafirmamos estos colectivos: el de maltratadores y maltratadas. No hay que verlo como tú, mujer: víctima y victimaria y tú como hombre: víctima y victimario de la violencia.

¿Consideras que los partidos políticos se involucran lo suficiente?

-Bueno, hay partidos políticos que se implican bastante y hay compañeras que tienen doble o triple militancia, no solo en el feminismo sino porque también pertenecen a un partido político. Yo lo que siempre les insisto es que haya algo en su cuerpo que les haga decir que son feministas, sobre todo en los hombres, porque hay mujeres con las que yo me siento muy cercana como Teresa Rodríguez, Isa Serra, Clara Serra (…) que tienen mucha coherencia corporal y verbal en su discurso político, independientemente de que yo esté más o menos cercana a Podemos. Pero luego hay muchas cosas en los hombres, que yo les llamo “los machos de izquierdas” que dicen un discurso coherente y aliado con nosotras pero su cuerpo dice otra cosa, hace falta mucha más deconstrucción.

¿Consideras que hay roles marcados en una pareja heterosexual estándar?

-Las hay y lamentablemente, esa heteronormatividad también se cuelan en parejas homosexuales, lesbianas o transexuales porque esos roles se aprenden desde chiquitines en el amor romántico. Parece que en parejas del mismo sexo no hay roles marcados, pero lamentablemente se cuelan y hay que estar siempre alerta.

¿Hay que romper con el amor romántico?

-Hay que romper con el amor romántico pero no con el amor.

¿Realmente la violencia ciega tanto que te impide ver lo que está ocurriendo?

-Sí, es que el modo en el que nos han vendido el amor pretende que las mujeres tengamos un opiáceo todo el tiempo puesto, no solo en el amor de pareja, sino en los cuidados a nuestros mayores, a nuestras criaturas, a las amigas o amigos (…) entonces nos mantiene bastante “drogaditas” en ese sentido y siempre pendientes de los demás y en segundo o tercer plano. Por eso te decía que hay que romper con ese modelo de amor violento, no tóxico, que no me gusta utilizarlo, pero no con el amor.

¿Cuál es el momento en el que tú dices: basta?

-Todo el tiempo que estuve con Antonio sentía que la relación no iba bien, es decir a veces bien otras peor, entonces yo decía “basta” pero siempre con la boca chica. Terminábamos pero a las dos semanas volvíamos. El tope fue cuando me prohibió ir a la radio, ahí si que dije “hasta aquí”, porque a mí la radio me enamoró mucho, escucharme en otras facetas de mi vida, quería estudiar para la radio (comunicación que luego esa fue mi carrera). Ahí si que dije: “hasta aquí, ya he dejado muchas cosas por ti y esta es la última”

¿Qué le dirías a una mujer que no deja a su pareja porque se siente sola, con miedo?

Que la entiendo perfectamente que se sienta sola, sólo le pediría que se dé una oportunidad a sí misma porque verte contigo misma no es verte sola. Hay un refrán que decía mi abuela: “Más vale sola que mal acompañada”

¿Por qué no solo duelen los golpes?

-Es que no solo duelen los golpes, duelen los silencios, la indiferencia, las bromas, la humillación, el desprecio, las miradas hacia otro lado, que no te cuiden, que no se preocupen por tí, que no te escuchen… todo eso duele mucho.

¿Qué opinas sobre las denuncias falsas? solo son el 0’001%, sin embargo, es utilizado por partidos políticos para justificar el cambio de leyes de violencia

-Pues sí que es cierto que existen denuncias falsas, yo no sé si es un 0.003 o 0.001 que lo dudo mucho. Lo que sí sé es que los datos que están sacando asociaciones de hombres maltratados, VOX, PP, C’s, diciendo que son datos reales, son datos manipulados y hay pruebas fehacientes. Además, a veces, incluyen como denuncias falsas a las mujeres que en mitad de un proceso, que es super tedioso y violento porque la justicia es patriarcal, deciden retirar la denuncia o echarse hacia atrás, esas denuncias se consideran ‘falsas’.

¿Qué opinas de la frase “los malos tratos solo ocurren en familias desestructuradas”?

-Es que eso es un topicazo. Los malos tratos ocurren en todas las familias más unidas o menos unidas porque lo que se pone en juego son las relaciones de poder, el amor romántico, la dominación, el simbólico del inconsciente colectivo de quién manda… De hecho, en las familias más estructuradas y en una clase social más pudiente, los malos tratos suelen ser mucho más sutiles y perversos que en las destructuradas y son más difíciles de detectar.

¿Qué opinas de la declaración de Santiago Abascal “las mujeres que han sido asesinadas, han sido mayoritariamente por extranjeros”? Condenados por Violencia Machista: españoles 6.398 personasextranjeros: 2424 personas

-A parte de defender, por supuesto, a mi marido y compañero de vida que es salvadoreño, es que las cifras están ahí, no son los extranjeros quienes más matan. Una cosa sí que pasa, que si en el estado español hay más migración que hace 10 años, no es que estos hombres traigan el machismo africano o latinoamericano al estado español, es que el estado español les permite que sus sentimientos machistas salgan a flote; si viviéramos en un país no machista pues seguramente estos tíos se cortarían “un pelo”, pero como vivimos en un país machista se sienten como reyes. Pero son cifras falsas que lo que alimentan es el racismo y la xenofobia.

¿Qué opinas de la afirmación de Isabel Rábago, periodista en Viva la Vida y secretaria de medios del PP de la Comunidad de Madrid “No, no soy feminista. Soy femenina y me gusta ser mujer. La mujer que yo quiero ser, no la que quieran que sea”?

-Qué graciosa esta mujer. Vamos a ver, yo soy feminista y soy femenina. Femenina cuando rompo un canon de feminidad hegemónico. Y yo no estoy diciendo que las mujeres no tengan este canon: la que se quiera maquillar, la que se quiera depilar… lo que las feministas pedimos es que haya un cargo de conciencia de por qué lo hacemos.
Yo no puedo prohibirle a mi hija de 13 años que se ponga camisetas por encima del ombligo porque a ella le encanta lucir su cuerpo con 13 años, es super femenino. Pero tengo que hacerla consciente de por qué está haciendo eso; porque la han enseñado que su cuerpo es un cuerpo-objeto, objeto de miradas, pero de ahí a que yo le prohíba a mi hija… También se tiene una idea de que las feministas queremos no ser femeninas…. Esas “puyitas” que tira esta señora tratan de volver al modelo conservador de mujer, no solo por la ideología de derechas, sino por ese modelo conservador de “pelo”, “ropas”, “cara”, “forma de estar en el mundo”, “forma de comportarte”. Al final, a las mujeres siempre nos ha afectado el conflicto y como el feminismo es un conflicto, por eso les jode tanto, como ya no nos aguantamos y no nos callamos la boca, eso les molesta.

“No soy ni feminista ni machista, soy igualista” ¿por qué crees que cuesta tanto declararse feminista? ¿qué hay detrás de esta palabra tan conflictiva?

-¡Ay los igualistas y las personas!, algunos dicen “es que somos personas antes que feministas o machistas”. Esta frase la aprendí en El Salvador con un grupo de mujeres indígenas a la que les dije: “bueno si es que yo soy como ustedes, he sufrido violencia machista como ustedes”, y me dijo una: “me vas a disculpar, pero es que usted es española, y en su país si tiene ayudas. Pueden denunciar, tienen un aporte a nivel económico, tenéis centro de acogida de mujeres maltratadas y aquí no tenemos “ni mierda”». Entonces yo pensé: “claro, yo no puedo decir que soy como ellas. No puedo decir que soy mujer igual que una indígena, no es lo mismo”. Este mismo discurso igualista de que la violencia no tiene género es justamente el que el capitalismo quiere, cegarnos por completo para dejar de ver otro montón de cosas.

¿Existen las feminazis? ¿Qué es ser feminazi?

-Una feminazi es una palabra que se inventó un congresista en EE.UU. cuando las mujeres feministas gringas fueron a pedir el derecho al aborto. Este tipo lo comparó con el holocausto nazi. Y el impresentable de Arturo Pérez-Reverte se trae la palabra al Estado español. Vamos a ver, las feministas nunca hemos matado a nadie, ni lo hemos pretendido. El aborto no es matar. Es decidir sobre tu cuerpo porque no es un bebé, es un feto. Y luego las mujeres que han luchado por el feminismo, no sólo las sufragistas porque la mirada europea es que solo las sufragistas parece que han sido las primeras, pero en latinoamérica ya había feministas luchando desde mucho antes de otras formas, y no han sido violentas. Hablando de las sufragistas, incluso una se suicidó para que las escucharan; ellas medían las horas a las que tiraban piedras a los cristales, para hacerse escuchar, para que no pasara nadie, cuando quemaban un contenedor lo hacían en momentos seguros para la gente. ¿En qué momento ha habido movimiento más pacífico? De hecho, estamos muy de la mano de los humanistas, estamos al lado.

“Estamos ante una persecución política e ideológica en toda regla” esto son palabras del secretario general de Hazte Oir, la organización que acaba de presentar su nuevo autobús para luchar contra “la ideología de género y el feminismo radical”. ¿Que opinión tienes acerca de esta organización y sobre que haya estado catalogada como de “utilidad pública” para así recibir subvenciones del estado?

-Persecución política es la que tengo yo, no el autobús de las narices que tienen mucho dinero además, qué coraje me da. Persecución a la Psico Woman, Alicia Murillo, Irantzu Varela, Maria Llopis, Barbijaputa, que anda en el anonimato (…). Son feministas que andan super perseguidas por esta gentuza. Cómo utilizan el darle la vuelta para hacerse las víctimas todo el tiempo, lo mismo que hacen los maltratadores. Si tú me pones un autobús que está coartando la libertad de los seres humanos, no solo el de ahora, también el naranja, como no te lo van a bloquear. Quieres implantar una idea a más de la mitad del mundo.

En una de tus últimas actuaciones comentaste que era posible la presencia de personas miembros de las asociaciones denunciantes que defienden los derechos del hombre ¿Recibes acoso por parte de estas?

-El acoso hace un mes fue brutal, llamadas telefónicas, mensajes en las RRSS, llamadas al móvil, fotos de pistolas… pero llevan un tiempo que están bastante calmados. Yo creo que han visto la cantidad de apoyo que tengo a nivel público y esa amenaza ha disminuido. En los monólogos me doy cuenta de cuando vienen a tomar nota, no se ríen, están con el móvil, miran para otro lado, cuchichean, no aplauden, miradas inquisitivas, gestos… y justamente vienen a escucharme para volver a denunciarme. Claro, que para pillarme les va a costar porque me ha dicho mi abogado lo que tengo qué decir y lo que no tengo que decir. Aunque yo sigo diciendo que las asociaciones de hombres que van de víctimas por la vida y van pidiendo custodias, y eso lo puedo decir, por donde me pueden pillar es por los nombres que antes daba y ahora no los voy a dar. Si me quieren callar lo van a tener complicado.

¿Crees que el nuevo concepto de “feminismo liberal” creado por C’s defiende a las mujeres?

-El “feminismo liberal”, el feminismo de derechas defienden a las mujeres de clase alta pudiente, defienden sus intereses en un mundo de hombres de clase más altas. Por eso de que “mi cuerpo es mío y hago con él lo que quiero” es lo que defiende el capitalismo, que te individualices y pienses en tu vida, en tu casa y en tu familia, y no que piensen en los demás, si están mal pues que les “den mucho por culo” para separarse de la conexión humana que ha estado toda la vida, si la humanidad existe es porque ha habido conexión humana siempre, de tirar para adelante para avanzar como especie. La teoría del capitalismo es arcaica.

¿Cómo viviste el 8M del año pasado?

-Fue para mí un subidón como nunca. Alucinante desde las nueves de la mañana hasta las diez de la noche que estuve en la calle. Por todas las esquinas, por las calles del barrio de Vallecas, luego en la manifestación en Madrid… de sentir en la calle la fuerza y la lucha y también ver a chicas jóvenes que se me acercaba y me decían “yo llegué aquí por ti”, que fueran las que más fuerte gritaban… Sentí que ya no había un paso para atrás, que esto era masivo e histórico; de hecho sé que mis hijos lo van a estudiar en historia.

Victor [email protected]

La prensa es la artillería de la libertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *