PROPIEDADES DE LA CÚRCUMA

La cúrcuma es una especia hindú, que lleva utilizándose desde la antigüedad por sus múltiples propiedades: su papel como colorante dorado, su sabor en la elaboración del curry y sus beneficios para la salud en la prevención y tratamiento de múltiples patologías, ha hecho de la cúrcuma uno de los productos más demandados en el reino de las especias.


Esta especia se extrae de una raíz de aspecto similar al jengibre, pero más delgada y corta. Su corteza es de color marrón grisáceo claro y el espectáculo de color de encuentra en su interior.



Colorante alimentario y especia


La carne de esta raíz es de un llamativo amarillo anaranjado, que tiñe tanto alimentos (muy apreciado en arroces, sopas, guisos de carne o pescado) como telas, la piel, e incluso hoy en día muchas mujeres lo utilizan como colorante natural para el cabello-


Como colorante alimentario lo utilizaríamos a nuestro gusto, espolvoreado en comidas, tanto en crudo como cocinado. Lo convencional es usarlo para darle un toque de color a arroces, sopas o guisos. Aunque también hay quien lo añade a ensaladas, cremas de verduras, leche o batidos de fruta. Aporta aroma, pero en pequeñas dosis su sabor no es fuerte ni cambia el sabor de las comidas.


Usado como una especia, habría que añadir algo más de la cantidad mencionada. Para potenciar su sabor, se puede mezclar con pimienta, canela o jengibre. La cúrcuma es una de las especias que forman el curry, el condimento estrella de la cocina hindú.



Tónico digestivo y estomacal. Antiulceroso.


La acción digestiva de la cúrcuma es debido a su acción favorecedora de los jugos gástricos. Ayuda especialmente con las comidas grasas o pesadas. Con comidas abundantes o si padecemos digestiones lentas.


También posee propiedades carminativas. Facilita y mejora la digestión, evita las fermentaciones y por lo tanto la hinchazón y las molestias asociadas. Al mantener el PH del tracto digestivo en niveles óptimos, evita las úlceras de estómago.


Para beneficiarnos de su efecto digestivo, bastaría con espolvorear nuestra comida con una cucharada de café de cúrcuma, o bien, tomarla al finalizar la misma, diluida en agua o infusión. Para evitar úlceras, este hábito debería ser diario, o bien, tomar un comprimido de extracto de cúrcuma.



Protectora hepática


Se han hayado multitud de sustancias naturales que ayudan al cuidado del hígado, promoviendo su regeneración y protegiendo del daño hepático. Algunas de ellas son: curcumina, ácido cafeico, borneol, eugenol y turmenona, todas sustancias con acción hepatoprotectoras.


Del mismo modo y con efecto similar, estas sustancias mejoran la salud de la vesícula biliar, estimulando la producción de bilis y evitando la aparición de piedras. Su efecto es colerético y colagogo.


En este caso, deberíamos tomar la cúrcuma a diario en al menos una comida, de forma generosa (1 cucharada de postre). Si no fuera posible, recomendamos los comprimidos de extracto de cúrcuma o su aceite esencial.



Potente Antiinflamatorio


La propiedad más destacada de la cúrcuma y por la que mucha gente la consume, es por su potencial como antiinflamatorio natural. A diferencia de los fármacos, que tomados a diario pueden dañar la mucosa gástrica y producir algún otro efecto secundario a largo plazo, el uso de cúrcuma como antiiflamatorio natural, protege el sistema digestivo y no sobrecarga el hígado; por lo que podemos consumirla durante periodos largos en caso de padecer alguna inflamación o dolor crónico.


La mayoría de estudios centran su efectividad en casos de dolor agudo como la artritis reumatoide o síndrome del túnel carpiano, siendo sus efectos iguales y en algunos casos mejores, que los antiiflamatorios sintéticos. Esto puede ser debido a la sinergia de sus componentes, porque mientras un antiinflamatorio químico se centra únicamente en el dolor, la cúrcuma tiene otras propiedades referentes a la desintoxicación, circulación y como antioxidante, lo cual puede apoyar el efecto antiiflamatorio, mejorando otros aspectos del paciente que dificultaban su mejora.



Antitumoral


En la raíz de cúrcuma se han encontrado más de 10 sustancias antitumorales. Destacan: la curcumina, betacarotenos, curdiona, limoneno y curcumenol. Múltiples estudios han avalado su eficacia en la prevención y tratamiento de distintos tipos de cáncer como colon, duodeno, cáncer de mama y melanoma.


Este conjunto de sustancias evitan o retrasan la aparición tumoral, y también son efectivas en disminuir y reducir su avance. Su gran poder antioxidante contrarresta los radicales libres.


De hecho, se relaciona la baja incidencia de cáncer en la India debido a su masivo consumo de curry (cuyo ingrediente principal es la cúrcuma).


Tanto en la prevención como en el tratamiento, la dosis de cúrcuma en estos casos debería de ser mayor. Lo ideal sería tomar un extracto potente en comprimidos o aceite esencial de gran pureza a diario.



Circulatorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *