Propiedades del Aceite de Rosa Mosqueta

El aceite de rosa mosqueta se extrae de las semillas de un arbusto llamado rosa moschata, que florece en primavera con multitud de flores rosadas y blancas. Cuando éstas caen, se forman los frutos, y dentro de ellos se encuentran las semillas se las que se obtiene el tan preciado aceite.


Como sucede con cualquier aceite vegetal, de la primera pensada en frío en las semillas, se obtiene un producto de una calidad muy superior, por eso conviene fijarnos en el etiquetado para conocer qué tipo de aceite vamos a aplicarnos.



En esa primera prensada se concentran la mayor parte de sus vitaminas: sobretodo vitamina A, vitamina C, vitamina E, carotinoides, flavonoides, pectinas, riboflavina, retinol, antioxidantes, y ácidos grasos esenciales tales como el omega-6, omega-3, pálmico, esteárico, oleico, linolénico, y linoleico.


Sus propiedades le confieren multitud de usos cosméticos.


MEJORA LA CALIDAD DE LA PIEL


Hidrata y nutre la piel en profundidad


La falta de agua en la piel, se traduce en un cutis desvitalizado, apagado y fino, un tono cetrino, arrugas prematuras y manchas. Los omega-3 y 6 trabajan en la elasticidad de la membrana celular, evitando la pérdida de elastina, y la Vitamina A que contiene la Rosa Mosqueta hace que mejore los niveles de humedad de nuestra piel y crea una barrera que impide la pérdida de agua excesiva, lo que se traduce en una piel más hidratada y elástica.


Combate arrugas y líneas de expresión


Nutre la piel llegando a las capas más profundas. Su amplio abanico de antioxidantes y vitaminas, eliminan la sequedad y la deshidratación con el uso continuado. Además promueve la síntesis de colágeno y elastina, por lo que aporta frexibilidad y renueva la textura de la piel.


En pieles secas, podemos aplicar unas gotas mañana y noche antes de nuestra crema hidratante a modo de sérum , por todo el rostro y escote. En pieles mixtas grasas, podemos usarlo de noche, en el contorno de ojos y labios, y también en el escote.


Mejora las manchas


El aceite de Rosa Mosqueta contiene ácidos grasos esenciales que mejoran la pigmentación de la piel, uniformizan su textura y mejoran el tono general. Además, aunque no tengamos manchas, su uso continuado evita las manchas producidas por el sol, por su gran cantidad de antioxidantes y la constante producción de colágeno.


Evita el foto-envejecimiento


Los rayos solares son una agresión externa que provocan sequedad, arrugas y manchas: este proceso se llama foto-envejecimiento. La Vitamina E y C que contiene este aceite, contrarresta la disminución de colágeno producida por la exposición al sol. También puede ayudar en la eliminación de rojeces e irritación de la piel, nutriéndola tras la exposición solar.


Difumina el aspecto de cicatrices y estrías


Los ácidos grasos esenciales que contiene el Aceite de Rosa Mosqueta, sus vitaminas y antioxidantes, promueven la correcta y rápida regeneración de la dermis, incluso tratándose de piel rota (estrías), con cicatrices quirúrgicas o con quemaduras profundas: mejoran la flexibilidad, permeabilidad y la reparación de la piel. Con dos aplicaciones al día, iguala el tono y alisa la textura.


Repara el cabello castigado


Aplica 3-4 gotas de aceite de rosa mosqueta en tu champú para aportarle brillo al cabello. Si deseas una nutrición más profunda, aplicalo durante una hora antes de lavar el pelo, de medios a puntas y tapa el cabello con una toalla caliente para que se abra el poro capilar y penetre hasta el núcleo de cada fibra.


La gran abundancia de nutrientes, penetran el el cabello y lo dejan flexible, menos quebradizo y reparado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *